Turno antiestres

ejemplo de cuadrante de turno ecológico o antiestres

El turno antiestrés es una herramienta de organización del trabajo pensada para reducir los efectos negativos que tiene sobre el organismo el estrés que produce el trabajo a turnos, en horarios totalmente contrarios a los bioritmos naturales del ser humano.

Sigue leyendo para saber los problemas de salud que pueden aparecer como consecuencia del trabajo a turnos, y cómo el turno antiestrés puede ayudar a paliarlos.

¿En qué consiste el trabajo a turnos?

La ordenación del tiempo de trabajo es un tema esencial para determinados empleos, en los que la actividad debe ser continua y cubrir las 24 horas del día. Para éstos, se establecen 3 turnos de trabajo de 8 horas que permiten que no se interrumpa la producción, en el caso de fabricación de productos, o la prestación de servicios públicos esenciales como pueden ser la sanidad, la seguridad o la gestión de emergencias.

Las estadísticas más recientes indican que la mayoría de la población activa trabaja en horarios de trabajo irregulares o “no estándar”.

Dentro de estos horarios irregulares incluímos:

  • el trabajo por turnos y nocturno.
  • el trabajo de fin de semana.
  • los turnos divididos
  • el trabajo de guardia
  • las semanas comprimidas, en las que se trabajan semanas completas y luego se descansan 2.
  • los períodos de trabajo prolongados (es decir, turnos de 12 horas).

Por lo tanto, la jornada de trabajo convencional, de 9 a 18 horas, de lunes a viernes, a día de hoy es una condición laboral que cada día tienen menos trabajadores.

Concretamente, según la encuesta europea sobre las condiciones de trabajo solo un 27 % de los trabajadores por cuenta ajena y un 8 % de los trabajadores autónomos disfrutan de un horario de trabajo “clásico”.

¿Cómo afecta el trabajo a turnos a la salud de las personas, y especialmente a sus niveles de estrés?

Esta diversificación del tiempo de trabajo debería contribuir a la mejora de la vida humana (más bienes, servicios, empleo y salarios más altos) siempre que no se produzcan interferencias negativas en la salud y el bienestar de los trabajadores.

El trabajo por turnos, particularmente el trabajo en turnos nocturnos puede interferir, a muchos niveles, con la homeostasis humana y el bienestar de las personas.

A nivel biológico, la perturbación y, a veces, la inversión del ciclo sueño/despertar, conectada con el patrón modificado de actividad/descanso, es un estrés significativo para la regulación endógena de los ritmos “circadianos” de las funciones biológicas, que son conducidos por el reloj del cuerpo.

Mantenerse despierto por la noche y tratar de dormir durante el día no es una condición fisiológica para las criaturas diurnas como los humanos, que se ven obligados a ajustar su estado psicofisiológico por un cambio de fase de la fluctuación diaria de las funciones biológicas, que normalmente se activan durante el día y se “desconectan” durante la noche.

Este cambio de fase ocurre a una velocidad de aproximadamente una hora por día y puede variar ampliamente de acuerdo con la duración y extensión de las tareas nocturnas a lo largo del programa de turnos.

Los trabajadores que trabajan en turnos rotativos (la gran mayoría) están sometidos a un estrés continuo para adaptarse lo más rápidamente posible a los períodos de trabajo variables, que se ven parcial e invariablemente frustrados por los continuos cambios, mientras que los trabajadores nocturnos permanentes pueden ajustarse casi por completo a condición de que continúen manteniendo su ciclo inverso de sueño/despertar también en sus días libres.

La desalineación de los ritmos circadianos de las funciones corporales es responsable del llamado “jet lag” (o “desfase horario” en este caso) síndrome, caracterizado por sentimientos de fatiga, somnolencia, insomnio, problemas digestivos, irritabilidad, menor agilidad mental y menor eficiencia de rendimiento.

La calidad del sueño: la primera afectada por el trabajo a turnos.

Es bastante obvio que la perturbación del ciclo sueño/despertar tiene su principal efecto sobre el sueño, que sufre tanto en cantidad como en calidad según el momento de los turnos y períodos de descanso, las condiciones ambientales, las características y comportamientos del trabajador.

Después de un turno nocturno, los trabajadores suelen acostarse en cuanto llegan a casa, es decir, una o dos horas después del final del turno, dependiendo del tiempo de viaje y de los compromisos familiares. Esto significa que tienen que dormir durante la fase normal de los ritmos biológicos, que sostiene el estado de vigilia; esto hace que sea difícil quedarse dormido y dormir más tiempo.

Además, debido a que las condiciones ambientales no son las más apropiadas, como los ruidos molestos y la iluminación, el sueño puede ser aún más perturbado y la vigilia extendida. Consecuentemente, el sueño se reduce de 2 a 4 horas, se interrumpe con más frecuencia o antes, y es de peor calidad. Los trabajadores perciben esto como un sueño menos reparador.

Aproximadamente un tercio de los trabajadores por turnos compensan eso tomando una siesta en la tarde, y también pueden tener que compensar porque muchos trabajadores interrumpen voluntariamente su sueño alrededor del mediodía para almorzar con otros miembros de la familia.

Este déficit de sueño induce un aumento del sueño durante el siguiente período de trabajo nocturno, sobre todo en la segunda parte del mismo, que es temprano por la mañana, lo que aumenta el riesgo de errores y accidentes en el trabajo e incidentes mientras se viaja a casa (por ejemplo, dormirse al volante).

Todavía no está claro si los trastornos persistentes del sueño pueden aparecer después de muchos años de trabajo por turnos. Algunos estudios retrospectivos parecen sugerir un efecto acumulativo, probablemente en los trabajadores más vulnerables y de mayor edad.

En los últimos años, la Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño ha definido oficialmente un nuevo tipo de trastorno del sueño: el Trastorno del Sueño por el Trabajo a Turnos. Consiste en síntomas de insomnio o somnolencia excesiva que ocurren como fenómenos transitorios en relación con los horarios de trabajo.

Se calcula que alrededor del 10% de los trabajadores nocturnos y de turno rotativo, entre los 18 y 65 años de edad, tienen un “trastorno del sueño por turnos de trabajo diagnosticable”.

 

 

Aparición de trastornos psicológicos como consecuencia del trabajo a turnos: estrés y ansiedad.

Los trabajadores por turnos a menudo se quejan de irritabilidad, nerviosismo y ansiedad en relación con las condiciones de trabajo más estresantes y mayores dificultades en la vida familiar y social.

La alteración persistente de los ritmos circadianos y los déficits de sueño pueden conducir a la fatiga crónica, los trastornos del estado de ánimo, el neuroticismo, así como a la ansiedad y/o depresión crónicas, creando una situación en la que los trabajadores tienen un mayor absentismo y a menudo requieren la administración de fármacos psicotrópicos (sedantes e hipnóticos).

Otros problemas de salud relacionados con el trabajo a turnos: trastornos gastrointestinales, metabólicos, cardiovasculares, cáncer, alteraciones del ciclo menstrual.

Como consecuencia del trabajo a turnos durante etapas prolongadas de varios años, pueden aparecer muchos problemas de salud, además de trastornos del sueño, ansiedad y estrés.

Así, por ejemplo, pueden aparecer trastornos gastrointestinales. Y es que los tiempos de las comidas son importantes sincronizadores de la vida humana, teniendo aspectos tanto fisiológicos como sociales. Aunque los trabajadores por turnos no modifican significativamente su consumo total de energía, cambian el momento y la frecuencia de la alimentación y, a veces, el contenido de las comidas (más grasas y carbohidratos en muchos casos).

Muchos estudios documentan que los trastornos y enfermedades gastrointestinales son más comunes en los trabajadores por turnos que en los restantes. Pueden variar desde alteraciones en los hábitos intestinales (principalmente estreñimiento), dificultades en la digestión, flatulencia y pirosis, hasta trastornos más severos como gastroduodenitos, úlcera péptica y síndrome del intestino irritable.

También pueden aparecer trastornos metabólicos como obesidad abdominal, aumento de los niveles de triglicéridos en la sangre, reducción del colesterol HDL, hipertensión arterial, aumento de la glucosa en ayunas, etc. Estos trastornos suelen estar asociados a enfermedades como la diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares. Esto podría deberse a varios factores, en particular el desajuste de los ritmos circadianos, las alteraciones del sueño y de la digestión, los cambios en el estilo de vida diario (es decir, la calidad y el ritmo de las comidas,la dieta desequilibrada) y los patrones socio-temporales perturbados, como los conflictos laborales y no laborales y los niveles de estrés más altos relacionados con ellos.

También existen pruebas a favor de una fuerte asociación entre el trabajo por turnos y las enfermedades cardiovasculares. Los trabajadores por turnos tienen un promedio de 40% más de riesgo de enfermedad cardiaca isquémica en comparación con los trabajadores que trabajan en turnos normales . Se ha sugerido que esto se debe en parte a la combinación del estrés relacionado con un ciclo invertido de sueño/despertar y la interrupción circadiana relacionada con un control autonómico cardíaco perturbado, privación del sueño, conflictos entre el trabajo y la familia y cambios en el estilo de vida.

Además, en el año 2007  la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) clasificó el “trabajo por turnos que involucra la interrupción circadiana” como “probablemente cancerígeno para los humanos” (Grupo 2A). Para ello, se basó en estudios estadísticos realizados sobre los niveles de carcinogenicidad de personas que trabajan por turnos, y  en pruebas suficientes en animales.

Las trabajadoras con turnos rotativos pueden ver afectado su ciclo menstrual, pues éste es otro ritmo circadiano de los seres vivos. Se ha reportado una mayor incidencia de alteración del ciclo menstrual, síndrome prementrual y dolores menstruales en muchos grupos de mujeres que cambian de turno, como enfermeras, tripulaciones aéreas y trabajadoras de cadenas de montaje en fábricas. Algunos estudios también informaron una mayor incidencia de abortos espontáneos y desarrollo fetal dañado, incluyendo el nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer.

Una mejor organización del trabajo para paliar los efectos negativos del trabajo en turno nocturno.

Tanto los directivos como las personas encargadas de la organización del tiempo de trabajo, así como los trabajadores implicados, deben estar adecuadamente informados de los posibles efectos negativos del trabajo por turnos.

Los primeros deben comprender cuáles pueden ser las consecuencias negativas del trabajo por turnos sobre la salud y el rendimiento de los trabajadores y, por lo tanto, también sobre la productividad, el absentismo y los costes de la empresa, con el fin de planificar las mejores medidas posibles en términos de organización del trabajo y gestión de los trabajadores.

Estos últimos tienen que comprender qué problemas y trastornos están más relacionados con el trabajo por turnos y la noche y cuáles son las mejores estrategias para prevenirlos o limitarlos, en particular en lo que se refiere a los hábitos de sueño, la dieta, el estado físico y los momentos de ocio.

Una herramienta esencial para mejorar la planificación del trabajo y la gestión de los trabajadores es la organización de programas de turnos en la empresa. Es evidente que una vigilancia cuidadosa de la salud debe ir acompañada de acciones correctivas y preventivas sobre la organización del tiempo de trabajo y, en particular, sobre la programación de turnos.

Existen miles de horarios de turnos diferentes que pueden tener un impacto muy diferente en la salud y la seguridad de los trabajadores, en particular con referencia a la cantidad de trabajo nocturno, el horario y la duración de los turnos, la duración del ciclo de turnos, la velocidad y la rotación de los turnos, y la posición y la duración de los días de descanso.

Por lo tanto, los programas de turnos deben diseñarse de acuerdo con algunos criterios ergonómicos, reconocidos como adecuados para disminuir el estrés y limitar los efectos adversos sobre la salud y el bienestar evitando o minimizando la interrupción circadiana y la acumulación de déficit de sueño y fatiga, tales como:

  • limitar al máximo el trabajo nocturno
  • evitar un gran número de turnos nocturnos consecutivos
  • preferir los sistemas de turnos rotativos (cada 1-3 días) a los sistemas de rotación lenta (es decir, semanales o de periodos superiores), o incluso a turnos de trabajo nocturnos permanentes.
  • preferir los turnos rotatorios en el sentido de las agujas del reloj (es decir, mañana, tarde, noche) en lugar de los turnos rotatorios en sentido contrario a las agujas del reloj (tarde, mañana, noche).
  • establecer la duración de los turnos en función de las demandas psico-sociales.
  • evitar los turnos de mañana que empiecen demasiado temprano.
  • fijar un número de días de descanso suficientes entre turnos, especialmente después de turnos nocturnos.
  • mantener el sistema de turnos tan regular como sea posible.
  • permitir un horario de inicio de turno flexible, de acuerdo con las preferencias o necesidades del trabajador.

Sin embargo, también debe tenerse en cuenta que nadie tiene a priori la mejor solución, ya que la organización de los turnos de trabajo debe adaptarse a las demandas laborales específicas, las características personales, las condiciones socioeconómicas y los antecedentes culturales de los trabajadores afectados.

Esto también requiere la participación de los trabajadores en todo el proceso de diseño e implementación de los turnos, no sólo por su experiencia directa de los problemas, sino también para promover una buena motivación para adoptar las estrategias  más convenientes que puedan limitar, en la medida de lo posible, las perturbaciones significativas de su vida social y de salud.

Además, se pueden adoptar otras medidas útiles en relación con las pausas de descanso adicionales para las comidas y las siestas, los días de descanso o los feriados suplementarios para mejorar la recuperación, las mejores instalaciones de comedor y los servicios sociales (por ejemplo, transporte, escuela y horas de trabajo en las tiendas), los cursos de formación y rehabilitación para los trabajadores por turnos, la transferencia periódica al trabajo diurno y la disminución progresiva del trabajo nocturno con el aumento de la edad.

El turno ecológico o turno anti estrés.

El turno ecológico o antiestrés tiene varias alternativas aunque el modelo más conocido es muy simple, basándose en la continua repetición del siguiente ciclo: M M T T N D D D.

Es decir, trabajas dos días en el turno de mañana, los dos días siguientes en el turno de tarde, un día en el turno de noche, y descansas tres días.

Con este ciclo de trabajo se cumplen varios de los principios generales del diseño de programas de trabajo que hemos visto anteriormente: minimizar el número de días de turno de noche, hacer que la rotación de turnos siga el sentido horario, y no el antihorario, y hacer que los tiempos de rotación o de cambio de turno sean cortos.

El principal inconveniente del turno antiestrés así planteado es que tiene 8 días de duración, lo que hace que los días de descanso se vayan desplazando a lo largo de la semana. Es decir, habrá semanas que el descanso te toque viernes, sábado y domingo, y podrás coincidir con familia y amigos, mientras que habrá semanas que te toque descansar martes, miércoles y jueves.

Esto hace que algunos trabajadores se quejen de que no solo no les alivia del estrés, sino que se lo incrementan, pues al no coincidir nunca los días de trabajo y de descanso dentro de la semana, les resulta muy difícil establecer rutinas y además compatibilizar el trabajo con la vida social y familiar.

 

 

 

 

¿Qué son los ritmos circadianos?

Cuando hablábamos de los efectos negativos del trabajo por turnos para la salud, decíamos que la principal causa de éstos es que rompían los ritmos circadianos.

Un ritmo circadiano es cualquier proceso biológico que muestra una oscilación endógena, es decir, interna al propio organismo, de aproximadamente 24 horas.

Estos ritmos de 24 horas son impulsados por un reloj circadiano, y han sido ampliamente observados en plantas, animales, hongos y cianobacterias.

El término circadiano proviene del latín circa, que significa “alrededor” (o “aproximadamente”), y diem, que significa “día”. El estudio formal de los ritmos temporales biológicos, tales como ritmos diarios, de marea, semanales, estacionales y anuales, se llama cronobiología.

Los procesos con oscilaciones de 24 horas son generalmente llamados ritmos diurnos; estrictamente hablando, no deben ser llamados ritmos circadianos a menos que su naturaleza endógena sea confirmada.

Aunque los ritmos circadianos son endógenos (“incorporados”, autosostenidos), se ajustan al ambiente local por señales externas llamadas zeitgebers (del alemán,”dador del tiempo”), que incluyen ciclos de luz, o temperatura. En la ciencia médica, un ritmo circadiano anormal en humanos se conoce como trastorno del ritmo circadiano.

Tendencias de búsqueda de Turno antiestres en el último año

La siguiente gráfica te muestra las tendencias de búsqueda registradas por Google en el último año para Turno antiestres. Esta información es muy importante, porque te marca las fechas de mayor demanda, en las que los precios serán más altos, y las fechas en las que la demanda es menor, ideales para comprar más barato.

Otros artículos antiestrés